lo que es muy largo para el útero de verdad

Saturday, March 29, 2008

El Comisario García - por Gustavo Gorriti

El Comisario García

La semana pasada, China logró un voluminoso aliado. Alan García, presidente del Perú, llegó a Pekín y proclamó su decisión de “defender” a China frente a las “agresiones del establishment político o mediático mundial”. Veamos algunas de las amenazas que el intrépido adalid se dispone a combatir:

- El boicot que Reporteros sin Fronteras, la eminente organización internacional de defensa de la libertad de prensa, ha llamado a efectuar contra la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos. Como RSF indica, “China no ha respetado ninguna de las promesas que hizo en 2001 cuando fue elegida para organizar las próximas olimpiadas. Por el contrario, el gobierno reprime brutalmente las manifestaciones tibetanas e impone un black-out informativo. Hu Jia, ese incansable defensor de los derechos humanos, podría ser condenado a cinco años de cárcel, en un juicio expeditivo y nada equitativo. Los responsables políticos del mundo entero no pueden seguir guardando silencio ante una situación así”.

- Las protestas de organizaciones de derechos humanos, de gobiernos democráticos y de personalidades como Steven Spielberg contra la complicidad china con el genocidio que Sudán impulsa, apaña y perpetra en Darfur.

- Las actividades por el día mundial contra la cibercensura, el 12 de marzo, para protestar contra la persecución a la libertad de prensa y expresión en internet. Junto con salvajes dictaduras, como Birmania, y despotismos oscurantistas, como Arabia Saudita, China es una de las naciones que más persigue la libertad de expresión en general e internet en particular. Y no solo lo hace con filtros y hackers oficiales, sino con detenciones, violencia, carcelería.

Un ejemplo dramático es el del ciberperiodista Guo Qizhen, a quien su esposa, cuando lo visitó recientemente en la cárcel de la provincia de Hebei, encontró cubierto de moretones y hematomas y sin recibir atención a sus varias heridas, que incluían una pierna fracturada. China sigue teniendo la infame distinción de ser el país con el mayor número de periodistas encarcelados en el mundo.

- Los manifestantes tibetanos y los ciudadanos de Taiwán. Los primeros por pedir autonomía y los segundos por no querer renunciar a la democracia tan difícilmente conquistada y que tan bien les ha funcionado.

- Quienes se atrevan a disentir que China sea una economía de mercado y no acepten la confesión de fe conscientemente equivocada ni la teología del newspeak.

La cosa va así: Si se trata de una nación regida por el Partido Comunista y por nadie más. Si el Partido planifica, encauza y dirige la estrategia económica, ¿es eso economía de mercado? ¿Marxismo-leninismo-maoísmo-pensamiento guía del camarada Von Hayek? Bueno, se dirá que todo el mundo sabe que China no es una economía de mercado, pero como te exige que tú digas que lo crees, hay que darles gusto. Al fin, si París bien vale una misa, se dirá que Pekín bien vale hacerse el idiota.

Esos son los enemigos que García se declaró presto a combatir en representación de los peruanos y servicio a China.

Viendo al comisario García, me pregunto: ¿No elegimos acaso a esa persona para defender la Democracia? ¿No fue ese el principal, más bien el único argumento que lo llevó a la presidencia ante la alternativa autoritaria de Humala?

El 2006 hubo gente que votó tapándose la nariz, para evitar un mal mayor, pero que ahora parecieran estar oliendo rosas. A mí me parece lo contrario: que el 2006 tuvimos un político con un pasado conocidamente oscuro, pero con credenciales democráticas entonces fuertes. Eso último huele muy bien. Ahora en cambio, junto con ese pragmatismo con sobrepeso, expresado en disquisiciones de casi conmovedora endeblez intelectual, empieza a percibirse la pécora de un autoritarismo todavía incipiente pero ya preocupante, al que se siente acompañado por una corrupción que cada día pierde timidez.

Y en Japón, García hizo tanto por caerles bien a sus anfitriones, que antes que presidente de un gobierno democrático pareció un enviado de Cambio 90.

Es que cuando Alan García viaja, hay que estar alerta, pues para él un viaje importante puede resultar una especie de voluntario camino a Damasco: el cambio geográfico es su geografía del cambio y el viaje se hace metamorfosis.

Toledo era mimético. García es lábil. Hasta ahora, su metamorfosis más marcada fue la que se produjo en la segunda quincena de julio de 2004. El 14 de julio de ese año, el día de la patada en la posterioridad del señor Lora, García marchó junto con la CGTP. Todo un orgulloso perro de hortelano, que sabía cuándo ladrar y dónde levantar la pata. Ocho días después, en Washington, empezó la revelación, que culminó en Nueva York y nos trajo de regreso a fines de ese mes al nuevo evangelizador de las inversiones, con sus matemáticas de proscenio, de oceánica extensión y escasa profundidad.

Eso, la falta de rigor, consistencia y profundidad, es lo que lleva a perder las proporciones. Puede que el cliente siempre tenga la razón en un supermercado, pero un país es bastante más que un anaquel. Podemos y debemos hacer negocios con China. Les conviene y nos conviene. Pero eso no debe significar que debamos convertirnos ni en cipayos ni en aliados políticos de una dictadura, y mucho menos que debamos acallar o renunciar o dejar de cultivar el valor central en nuestra República: la democracia.

Salir a conquistar los mercados del mundo no debe permitirnos olvidar que lo hacemos desde una democracia que costó conquistar el dos mil y que sufre desde entonces, en lugar de progreso, una continua erosión. Aún así, este sistema anémico e imperfecto es, ya que se habla tanto de puesta en valor, el mayor patrimonio del Perú: el derecho de cada uno a expresarse, informarse, decidir, saberse libre. El deber de desarrollarse en libertad y ayudar a los demás a hacerlo, tal como algunas democracias nos ayudaron cuando lo necesitamos. Eso quizá no suene muy pragmático, pero lo es. Mucho más que ir a ofrecerse de aliado político de dictaduras en Pekín.

PS. Hace pocos días murió en Berlín el gran periodista español José Comas. Pepe fue jefe de buró de El País en Buenos Aires durante los años en los que yo fui corresponsal de ese diario en el Perú. Había cubierto ya la caída del comunismo y luego las guerras en Centroamérica. Había visto mucho pero no había perdido la capacidad de ver. En los días duros de 1992 fue un gran amigo sin perder el paso de periodista exigente. Lo volví a encontrar en Varsovia el año dos mil: el mismo asturiano temperamental, de prodigiosa productividad y gran inteligencia. Sé que luchó hasta el fin, escribió hasta el fin, convirtió el hospital en una corresponsalía y fue hasta su muerte el gran reportero.

Aquí, hace pocos días, murió Flora Adelaida Bolívar, la fiscal de la Nación. Yo estuve muy en desacuerdo con decisiones que tomó hacia el fin de su vida, pero no será eso lo que recuerde de ella. Tengo presente a la fiscal decana de Ayacucho en 1983, enfrentándose con valor a la terrible situación que le tocó vivir. No pudo hacer mucho, pero hizo todo lo que pudo, con coraje, con valentía. También recuerdo a la recia fiscal que renunció en 1992 antes de allanarse al golpe de Estado. Fue una mujer treja y valiente que pudo cometer errores y pudo entercarse en ellos, pero hasta en eso siguió sus convicciones.

(el original aquí http://www.caretas.com.pe/Main.asp?T=3082&idE=769&idS=301 )

Thursday, March 27, 2008

Cien piscinas para Moussambani

una fotocopia de Etiqueta Negra 11, febrero de 2004
(click para ampliar)




Thursday, March 13, 2008

Mentes Brillantes

Personajes :::: No sólo a José Antonio Chang lo "jalaron", sino que le pregunten a Einstein, Churchill y otros.

Mentes Brillantes

No es que José Antonio Chang sea Einstein, pero su caso tiene raras similitudes.

Guardando la distancia de rigor, el ministro de Educación José Antonio Chang no es el único personaje público espoleado en las aulas. Einstein, Churchill, Pasteur, Beethoven, Disney, Newton, Tolstoi y muchos más, fueron desaprobados sin piedad, pero luego, con el paso de los años, mostraron su real valía académica.

El debate surgió cuando un blogero publicó en Internet las notas que obtuvo Chang en su paso por la PUCP en la que reprobó cuatro cursos tres veces cuando fue alumno de Estudios Generales de Ciencias, entre 1975 y 1977. Luego ingresó a la Universidad Federico Villarreal, donde se graduó como ingeniero industrial en el quinto superior.

Pese a tal estrepitosa experiencia, cuando Chang asumió el rectorado de la Universidad de San Martín de Porres, dio muestra de su talento y la convirtió en una de las más importantes del país y hasta se da el lujo de que tener un equipo de fútbol que brilla en el torneo local y la Copa Libertadores.

Sir Winston Churchill y Bill Gattes.

También sacó adelante la evaluación censal magisterial en el 2007, la capacitación de maestros y el programa de laptops para escuelas rurales que modernizarán la educación. "La nota solo es un referente. Yo trabajo con chicos brillantes que salen jalados", explica Roberto Lerner, experimentado catedrático y psicólogo.

Años Aurorales

La historia abunda en este tipo de ejemplos. En sus años aurorales, muchas genialidades fueron vilipendiadas. Albert Einstein, la mente más brillante del siglo XX, no llegó hablar hasta los cuatro años y su profesor lo tildaba de retrasado mental, según el libro Mentes creativas, del psicólogo norteamericano Howard Gardner. Sus notas no eran brillantes, sobre todo en los cursos de historia, geografía, literatura y alemán.

Winston Churchill fracasó en sexto de primaria y apenas entró al tercer intento a la academia militar de Sandhurst. En la universidad, Louis Pasteur ocupaba el puesto 15 de 22 estudiantes. Beethoven tocaba mal el violín y su maestro decía que sería mal compositor. A Walt Disney lo despidieron de un peri�dico porque "le faltaban ideas". Isaac Newton fue mal alumno en la primaria y León Tolstoi fracasó en el colegio. Algunos decían que era "inepto en letras".

Bill Gates tambi�n tuvo un comienzo err�tico. El creador de Microsoft fue un niño rebelde y un mal estudiante hasta los once años. Como se ve, Chang no es el único personaje público jalado en las aulas, aunque sí es el primero cuya data académica sale por Internet.

Followers