lo que es muy largo para el útero de verdad

Wednesday, October 04, 2006

Aclarando a Caretas

Hola a todos:

Hace algunas semanas, para ser más exacta el 7 de setiembre, la revista Caretas publicó un artículo en el que insinuaba que yo, Graciela Villasís, autora de dos reportajes sobre la estafa en la carretera a Cabana, los elaboré con intenciones subalternas. Caretas se atrevió a afirmar -sin prueba alguna- que la información me la habría entregado mi hermano, un mayor del Ejército Peruano, con la intención de sacar de carrera de la comandancia general del Ejército al general Rafael Hoyos de Vinatea, quien suscribió en nombre del Ejército un convenio con Provias.

Lo peor fue que nunca buscaron mi versión y que además, el periodista Américo Zambrano, autor del artículo de Caretas no tuvo la valentía de firmar su diatriba. Por supuesto, envíe una carta notarial a Caretas pidiendo la rectificación de la información falsa. El jueves pasado la publicaron, no sin antes editarla.

Les adjunto la carta original que envié a Caretas y la carta que ellos publicaron, para que conozcan la verdad de esta historia.

Saludos a todos,

Graciela Villasís
Periodista de Agenciaperu.com
Programa La Ventana Indiscreta.

***
Lima, 15 de setiembre del 2006

Señor
Enrique Zileri
Director de la Revista Caretas
Dirección: Portal de Botoneros 122, Plaza de Armas, Lima.
Presente.-

El 7 de setiembre del presente, en la edición 1491 de Caretas, se publicó un artículo de dos páginas titulado “Hoyos al Hoyo”, el cual contenía una serie de falsedades que debo aclarar.
Usted señor Zileri, tiene la experiencia suficiente como ex presidente del Consejo de la Prensa Peruana y sabe mejor que nadie que publicar sin contrastar atenta contra la moral y la ética de nuestro oficio.
Entiendo que el señor Américo Zambrano Romero, autor de la nota “Hoyos al Hoyo”, ignore los principios básicos del periodismo. El mismo se ha encargado de decir que “usted le metió mano a la nota por razones personales” por lo que su falta me parece aún mayor. Por cierto Zambrano no tuvo la valentía de firmar su diatriba y se escuda en el NN para hacerlo. Que curioso que sólo en la conversación telefónica que sostuve con Américo Zambrano, posterior a la publicación de Caretas, él admitió ser el autor del artículo. El señor Zambrano jamás me llamó ni me buscó para conocer mi versión sobre los hechos. Según su prolífica pluma yo, la autora de los dos reportajes sobre las irregularidades en la carretera a Cabana transmitidos los días 28 y 29 de agosto del 2006 por el programa La Ventana Indiscreta, no contaba con pruebas. Sin embargo, no sólo mostré cheques, facturas, contratos y convenios celebrados entre oficiales del ejército y los proveedores que fueron estafados, sino que además presenté cinco testimonios de los pequeños empresarios engañados por el grupo de militares que dependían del general Rafael Hoyos de Vinatea. Por favor, dígame quién no tiene pruebas, ¿la remitente de esta carta o usted y Américo Zambrano?
La insinuación maliciosa que hace su revista es otra mentira. La imaginada posibilidad de que mi hermano, un mayor del Ejército que junto a otros oficiales trabaja bajo las órdenes del general Felipe Prado, me entregó la documentación para los reportajes con la intención de sacar de carrera de la comandancia general del ejército a Rafael Hoyos de Vinatea y así allanar el camino a su jefe es una lección de antiperiodismo. Esa información sólo estuvo manejada por la Contraloría General de la República, por Provías y por los propios proveedores. No sirvo a intereses ocultos ni necesito de favores de mis parientes para realizar con profesionalismo mi trabajo.
Se ha preguntado usted, ¿por qué los diarios La República y El Comercio en los días siguientes obtuvieron más detalles sobre la misma estafa en la carretera a Cabana? Tal vez empiece a imaginar que nos pusimos de acuerdo todos para complotar contra el general Hoyos de Vinatea. ¿O será que los periodistas de esos medios también tienen algún hermano militar interesado en sacar de carrera al general Hoyos de Vinatea?
Soy una periodista de investigación que ha trabajado en varios programas de televisión así como en prensa escrita. Mis jefes y mi trabajo pueden hablar de mi ética y rigurosidad. Por esa razón y conocedora de los derechos que me asisten, referidos al honor y la buena reputación, amparada en el artículo 2 inciso 7 de la Constitución Política del Estado, así como en la ley 26847 sobre rectificaciones de afirmaciones inexactas, solicito se publique el íntegro de esta carta.
Graciela Villasís Rojas
DNI 09674359
Av. Benavides 605 dpto 201 Miraflores


Followers